LA DECLARACIÓN DE LA IGNORANCIA

Pareciera que decir NO SE fuese una declaración sin mayor trascendencia. Alguien podría incluso argumentar que no se trata de ninguna declaración, si no de una afirmación y que en algunos casos puede ser considerada como tal (cuando, por ejemplo, la comunidad cualquiera que sea establece consensualmente criterios que definen con claridad para sus miembros quien sabe y quien no sabe). Ello, sin embargo no siempre acontece y, es más, en muchas ocasiones tampoco es posible alcanzar ese consenso. La experiencia nos muestra cuantas veces solemos operar presumiendo que sabemos para luego descubrir cuan ignorantes realmente éramos. Uno de los problemas más cruciales del aprendizaje es que muy frecuentemente NO SABEMOS QUE NO SABEMOS. Y que cuando ellos suceden, cerramos simplemente la posibilidad del aprender cosas nuevas, como si fuera un terreno ya conocido. Cualquier cosa nueva que nos dice, queda por lo tanto atrapada en lo ya conocido o en la descalcificación: SOBRE ESTO YA LO SE o ESTO ES EL VIEJO CUENTO, de para luego, mucho más tarde, comprobar que escuchábamos presumiendo que sobre aquello sabíamos, y descubrir que nos habíamos cerrado a una posibilidad de aprendizaje. Y que hay quienes podrán morir sin que logremos convencerlos de que no saben. Declarar NO SE es el primer eslabón del proceso del aprendizaje. Implica acceder aquel umbral en el que, al menos, sé que no sé y, por lo tanto, me abro al aprendizaje. Habiendo hecho esa primera declaración, puedo ahora declarar APRENDERE y en consecuencia, crear un espacio que me será posible expandir mis posibilidades de acción de vida. Nuestra capacidad de abrirnos tempranamente al aprendizaje, a través de la declaración de NO SE, representa una de las fuerzas motrices más poderosas del proceso de la transformación personal y de creación de quienes somos. Y la pregunta que te dejo…. ¿COMO ESTA EN TU VIDA LA DECLARACION DEL NO SE?

#declaración #ignorancia

Destacados del mes
Entradas recientes